Visitas

miércoles, 11 de diciembre de 2013

UNA PROCLAMA

1.Estoy a favor del derecho del pueblo catalán a decidir pacíficamente sobre el consumo de psicotrópicos ampurdaneses, entre otros consumos y denominaciones de origen. 
2.Estoy a favor del derecho del pueblo catalán a decidir pacíficamente sobre la lectura del Boletín Oficial del Estado, entre otras diferentes y amenas lecturas, en busca de injurias cometidas por la pérfida España.
3. Estoy a favor del derecho del pueblo catalán a decidir pacíficamente sobre la celebración de simposios, entre otras ilustradas celebraciones. Pero echo en falta en su "España contra Cataluña", las siguientes ponencias:
A- La represión cárnica: España contra el pa amb tomàquet (el jamón como elemento perturbador del equilibrio alimenticio).
B- La falsificación vitivinícola: El vino de Rioja contra el cava fresquito.
C- La afrenta folklórica: El chotis madrileño frente a la sardana: un veneno motriz.
D-El resistencia espiritual y cromática: la Moreneta contra las demás vírgenes.

2 comentarios:

  1. El independentismo catalán carece de un espíritu nacional discernible (Fichte) pues la hibridación con otras tierras al oeste y al este del Mediterráneo, visible en la población heterogénea, en los rasgos culturales, de los que los culinarios tampoco se salvan, hacen muy débil el argumento secesionista; otra cosa es que la relación de poderes, en cuya órbita la atracción centralista europea es la mayor amenaza por su desequilibrada valoración de intereses, preponderando los bancarios alemanes, lleguen a hacer de ella ya una ridícula pretensión, en la que la unidad con el resto de España y países del Sur europeo frente al Norte se convierta en una apremiante necesidad y quizás reformulación. La demagogia se esgrime a través de la supuesta confrontación con el vecino, y sin embargo no con el guardia europeo, un desesperado recurso político del partido en horas bajas.

    ResponderEliminar
  2. Estoy a favor del derecho del pueblo catalán a decidir pacíficamente que para los nacionalistas su escritor preferido sea Jaume Cabré o Quim Monzó, pero que los menos fervorosos pueda optar en cambio por Juan Marsé o Cristina Fernández Cubas.

    ResponderEliminar