Visitas

lunes, 21 de noviembre de 2011

La ventaja de ser segundo plato consiste en no tener la obligación de ser el pan de cada día.

14 comentarios:

  1. Ya nadie come Pan...engorda... pero ilustrativa foto, muy ferranadrianesca....por su economicidad de medios. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Y, como veo que te apetece un cambio de tercio, dejemos que el tiempo repose y démosle caña a la gastronomía de bar de cocina casera y menú. Nada hay tan hermoso como ser el “pan de cada día” (debe ser que la lluvia me pone mística); pero reconozco en ello la obligación a la que aludes y entiendo que el “segundo plato” sea una manera de evadirla (debe ser que la lluvia te vuelve pragmático).

    ResponderEliminar
  3. El primer plato de una mujer guapa y ardorosa suele pagar el segundo plato, además de otras facturas. Manuel E

    ResponderEliminar
  4. La ventaja es que es más fácil de hacer, aunque resulta más caro y alimenta menos que un primer plato, hay que aprender hacer un buen cocido para sortear la crisis. Beta

    ResponderEliminar
  5. El segundo plato dispone de una ventaja sobre el primero: puede hacer que lo olvidemos drásticamente. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Sale el problema fuera y ves cómo
    la dificultad es un reto, da
    soluciones al trabajarlo, como
    dejando la auténtica dimensión,
    la renovación y quizá la fuerza.

    ResponderEliminar
  7. Los segundos platos no se comen con tanta hambre y sólo se disfrutan si te gustan mucho¡Hay que elegir bien el segundo plato...

    ResponderEliminar
  8. guapooooooooo


    Cuando pases por Buenos Aires no dejes de telefonearme. Te mostraré los de la movida literaria y apreciarás cuan ciegos son (artistas y poetas) a los fenómenos internáuticos y cómo se aferran al canon y al poder político de turno. Asco dan.


    Beso.
    Lu

    ResponderEliminar
  9. ¿Quién pagará los platos rotos de este corrompido y desaguisado menú? desde luego el segundón despistado al que primero pillaron, que sólo podrá enmendarse si canta tirando de la manta implicando a los que siempre se llevan la pasta, o el ascua a su sardina. En los entremeses, o en la botella de vino, está el diablo.

    ResponderEliminar
  10. Te leo y me defines con tus palabras... sera que en esta cocina se preparan menus para todos los gustos... pero una cosa esta clara... despues del segundo siempre viene el postre...ese para quien los golosos y los que se quitaron el pan, siempre dejan hueco.

    Un beso y gracias por estos regalos recien hechos

    ResponderEliminar